Uncategorized

Los Colibríes

Los colibríes son una especie de aves que pertenecen al grupo Trochilidae, una palabra deri-vada del griego que significa ‘ave pequeña’. Hasta el momento se han descrito alrededor de 330 especies, las cuales se encuentran únicamente a lo largo del continente americano. Por su aspecto, anatomía, estilo de vida y relación con la mitología de los pueblos originarios de América, se han convertido en una de las especies animales más fascinantes del mundo.


En México, pueden encontrarse 58 de las 330 especies que existen del colibrí, no obstante, solo 13 de ellas se encuentran exclusivamente dentro de la República Mexicana, es decir, son endémicas del país mexicano. Aunado a ello, por la cantidad de flores que visitan al día, son consideradas las aves polinizadoras más importantes de América.
Características


Los colibríes son aves capaces de volar en todas las direcciones, incluso hacia atrás, lo cual hace de ellos la única especie en el mundo con la capacidad de hacerlo. Distintos estudios acerca del colibrí mencionan que pueden alcanzar desde los 80 hasta los 200 aleteos por segundo, de tal manera que, en promedio, su corazón realiza entre 500 y 700 palpitaciones por minuto, aunque en estado activo puede alcanzar hasta 1,200 palpitaciones por minuto.

Debido al desgaste de energía que realizan, su alimentación es constante y se basa sobre todo en el consumo del néctar que recolectan de distintas flores. De acuerdo con un experto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los colibríes consumen aproxima-damente 5 miligramos de néctar al día, lo cual representa, más o menos, su misma proporción en gramos: “Si pesan 5 gramos, consumen 5 mililitros de néctar”, señala el investigador.


Sin embargo, obtener esa cantidad de néctar requiere visitar muchas flores, pues cada una contiene una mínima proporción de este jugoso líquido: “Por eso andan muy activos movién-dose de un lugar a otro, visitando varias flores para tener todo el alimento que necesitan con-sumir, por la cantidad de energía que requieren para sobrevivir”, añade el experto de la UNAM.


Respecto a sus plumas, éstas son iridiscentes, es decir, que cambian de color según la canti-dad de luz solar que se proyecte en ellas, así, su plumaje parece oscuro cuando se le mira desde la sombra, mientras que en la luz se evidencian colores metálicos brillantes, el más común es el verde esmeralda.


Tipos de colibríes, según su comportamiento
Existen dos tipos de colibríes: los territoriales y los ruteros. Los expertos los han denominado de esta forma, debido al estilo de vida que llevan, señalando que es más común encontrar un comportamiento territorial que uno nómada; no obstante, señalan que las especies del género Amazilia –encontrada en México– resaltan entre las demás por su temperamento sumamente territorial.
Esta singularidad se refleja sobre todo al momento de cuidar y proteger las flores que polinizan, de donde también obtienen su alimento, razón por la que, no dejan que otras aves se acerquen, incluso hay registros de colibríes defendiendo su territorio contra cuervos, arrendajos y halcones, lo cual demuestra que defienden su zona a capa y espada de cualquier animal, sin importar que lo supere en longitud y peso.


Por su parte, los colibríes ruteros son aquellos que no tienen un territorio definido, por lo que viajan de un lugar a otro consumiendo néctar de las plantas que se encuentran a lo largo de su camino. Según investigadores de la UNAM, este tipo de colibríes son menos comunes que las especies territoriales, de tal manera que para alimentarse buscan esconderse entre las plantas con la finalidad de no ser atacados por sus congénitos.


Mito relacionado con la cultura mexica
El colibrí está sumamente relacionado a la cultura mexica, la cual se encontraba en Tenochtit-lán –hoy Ciudad de México. Según la leyenda, los colibríes eran los antiguos mensajeros de Huitzilopochtli, dios de la guerra, de tal forma que el nombre de este guerrero se traduce como Colibrí zurdo.


En las representaciones que se hacen de este dios se evidencia la presencia de un colibrí, por lo que se le atribuyen poderes curativos y místicos. Actualmente, el significado de esta ave se relaciona con el destino, el espíritu, la buena suerte, la salud, el amor y la fertilidad.