Uncategorized

Las Posadas

Un Canto de Esperanza

Las Posadas son una tradición de origen mexicano que aún se celebra hoy en día, a partir del 16 de diciembre en México y algunos países de latinoamérica como Guatemala, Panamá, Colombia y Ecuador.

En el México prehispánico celebraban el advenimiento de Huitzilopochtli (Dios de la Guerra) durante la época invernal o Panquetzaliztli, que iba del 17 al 26 de diciembre, y coincidía con la época donde los europeos celebraban la Navidad. Estas celebraciones fueron cambiando una vez que el pueblo fue evangelizado y la imagen de Huitzilopochtli fue sustituida por la de José y María, quien se encontraba embarazada y a punto de dar a luz al Niño Jesús.

La práctica de las posadas mexicanas, se originó en el poblado de San Agustín Acolmán, al noroeste de la Ciudad de México, pues fue uno de los primeros lugares donde se establecieron los frailes de la orden de San Agustín para realizar su tarea evangelizadora.

En 1587, fray Diego de Soria obtuvo del Papa Sixto V la autorización para celebrar en la Nueva España unas Misas, llamadas de aguinaldo del 16 al 24 de diciembre y que se realizarían afuera de las iglesias. Junto con las misas se representaban escenas de la navidad acompañadas con luces de bengala, cohetes, piñatas y villancicos.

Las posadas tradicionales tienen ligeras variantes de acuerdo al lugar en donde se celebren y han ido cambiando con el tiempo, sin embargo los aspectos comunes más importantes son el pedir posada con los villancicos tradicionales, el rezar el rosario, el romper la piñata, y claro que nunca pueden faltar los aguinaldos, las velas, la fruta y las luces de bengala para los niños. Mientras tanto, los adultos toman un “ponche con piquete”, es decir una bebida caliente hecha con frutas de la estación, con rajas de canela y con un poco de aguardiente, ya sea ron, tequila, mezcal, coñac o jerez. Durante el resto de la noche, la gente se dedica a cantar, bailar y disfrutar de la tradición decembrina.