Uncategorized

Los Alebrijes

Figuras genuinas que representan todo lo que el artesano pueda sentir al estar elaborando una pieza, en la que se conjugan colores, formas y texturas. Aunque algunos alebrijes parecen muy similares, no lo son, ya que son hechos a mano, siempre habrá diferencias entre una pieza y otra, aun cuando sean elaboradas por un mismo artesano.

Una pieza puede tardar hasta un mes o más para ser terminada, todo depende del tamaño y de la cantidad de detalles que se quieran impregnar en su elaboración.

Algunas veces, la persona que va a elaborar un alebrije tiene en mente una forma, pero durante el proceso sus ideas van cambiando y la figura final puede ser muy diferente a la que tenía pensado hacer originalmente.

Los alebrijes nos cuentan historias que se entrelazan. Cuando se observa un alebrije, se puede reflexionar sobre lo que el artesano trata de informarnos a través de su arte.

El artesano hace figuras que a simple vista parecen muy abstractas, pero que, en verdad, nos dicen qué especies existen en esa localidad, qué papel juega el hombre en su conservación, qué final podría tener si está en peligro de extinción, qué siente al estar amenazado o solo podría significar el estado de ánimo del artesano. La interpretación es infinita, un

buen observador puede pasar horas, días, semanas o meses, tratando de obtener diferentes historias.

Estas figuras se pueden hacer de papel o de madera. Aunque los de madera tardan mucho más tiempo para su elaboración, son más resistentes y se conservan intactos por un período indefinido.

Al adquirir un alebrije, nos llevamos una parte del artesano, un instante de su mundo. Esto significa que la pieza adquirida tiene un valor incalculable, no por el aspecto económico, sino por el sentimental.

A lo largo del tiempo ha habido exposiciones majestuosas en honor a los alebrijes, tal es el caso de ¨Alebrije monumentales¨., representando a especies en peligro de extinción, estos reciben a los visitantes del zoológico de Chapultepec en la exposición temporal ¨México Megadiverso¨.

La muestra de esta colección de alebrijes en gran formato está ubicada en la entrada principal del zoológico, a fin de que los visitantes puedan apreciarla y enterarse de que son ocho especies las que están en riesgo, el águila real, el ajolote mexicano, la tortuga laúd, el tiburón blanco, la vaquita marina, la guacamaya roja, el jaguar y el lobo gris.

Durante la inauguración de esta exposición, la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX, resaltó que la capital cuenta con una gran variedad de especies a pesar de la urbanización que existe, pero es importante reflexionar sobre las especies en peligro de extinción. Oaxaca, estado que se ubica, al sur de la República Mexicana, es la cuna de los alebrijes, en ese estado se puede encontrar alebrijes de todos los tamaños y colores.

Los oaxaqueños que se dedican a la elaboración de los alebrijes, han aprendido a hacerlos. a lo largo de las generaciones. Es un trabajo que se hereda, aunque como se ha dicho anteriormente, cada artesano elabora un material genuino.

A las personas que realizan los alebrijes, se les llama artesanos, aunque bien podrían ser llamados artistas, ya que hacen verdaderas obras de arte.