Antojitos Fiestas Historia Puebla Tradiciones Uncategorized

Chalupas Poblanas

Las chalupas son uno de los antojitos tradicionales de Puebla y que se consumen especialmente los fines de semana o como comida típica durante la celebración de la Independencia de México.

Este platillo consiste en una pequeña tortilla frita en aceite o manteca sobre la que se vierte salsa verde o roja, pollo o carne de res deshebrada y cebolla.

Actualmente pueden encontrarse en restaurantes, ferias y kermeses, suelen despacharse en órdenes de cinco o cuatro chalupas.

a través de su arte.

El origen de las chalupas no es muy claro. La historia dice que esta es una receta inventada por los frailes quienes utilizaron restos de pollo y los mezclaron con un poco de masa de maíz. Sin embargo, sintieron que la mezcla resultante estaba seca por lo que agregaron salsa y rebanadas de cebolla.

La chalupa proviene de los pequeños barcos o canoas que los mexicas usaban para nave-gar en los canales y chinampas de la capital de Tenochtitlán en tiempos prehispánicos.

Otros aseguran que la expansión de la tradición nació a las orillas del cauce del río de San Francisco, el cual se ubicaba en el centro de la capital poblana.

Su nombre fue adoptado cerca de 1930 y que su origen en realidad, es vasco, proveniente de la palabra txalupa.

Independientemente de su procedencia, las chalupas se han consolidado como un antoji-to representativo no sólo de Puebla sino también de la gastronomía mexicana, pues se ha convertido también en un antojito tradicional de los estados de Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México y Guanajuato.

Ingredientes

Masa para tortillas – 500 g

Pechuga de pavo deshebrada – 300 g

Falda de cerdo deshebrada – 300 g

Manteca de cerdo – 200 g

Tomate verde – 250 g

Jitomate – 250 g

Cilantro – 50 g

Cebolla blanca – 1

Dientes de ajo – 4

Chile serrano – 2

Chile Morita – 2

Sal

Pimienta negra molida

Preparación

Hierve los tomates y los jitomates por cinco minutos. Recuerda que puedes hacerlo en la misma cacerola. Luego escúrrelos y déjalos enfriar.

Licúa los tomates verdes, junto con el cilantro, media cebolla, 2 dientes de ajo, 2 chiles serranos, sal y pimienta. Busca siempre que la mezcla sea homogénea.

Lava y enjuaga bien la licuadora.

Licúa los tomates con 2 chiles morita, media cebolla 2 dientes de ajo, sal y pimienta.