Español México Puebla Uncategorized

El Petate

El Petate

Objeto mexicano de tradición e historia que se extingue.
El petate (del vocablo náhuatl petlatl) es un tipo de tapete, alfombra tejida o estera que se utiliza en México y algunos países de América Central, elaborada a base de fibras de la planta llamada palma de petate.


Generalmente se tejen en forma cuadrangular y pueden elaborarse en distintos tamaños, mas no observan una medida exacta, necesariamente.


Usos
Aunque su uso es básicamente el de una cama, el petate también tiene otras funciones. Por ejemplo, para la cultura zapoteca es un elemento importante de su ciclo vital. Para ellos, el petate es el lugar donde se alumbra y donde las mujeres se arrodillan reverencialmente para moler el maíz. También es el lugar místico de los sueños, el altar donde los novios reciben ben-diciones y también sirve como mortaja.

El petate se extiende en el suelo para acostarse a dormir sobre él. Comúnmente durante el día se mantiene enrollado y recargado o colgado de alguna pared para aprovechar el espacio de la habitación. En algunos lugares muy cálidos se utiliza para dormir al aire libre, dígase a la intemperie.


También se utiliza para poner a secar diversos objetos al sol que no se desea que estén en el suelo: semillas, granos, inclusive tortilla de maíz. En varios lugares de México es común poner a secar semillas de calabaza en petates para luego asarlas y comerlas; estas semillas se llaman pepitas o pepitas de calabaza, aunque en el norte de México se les llama simplemente semillas que se venden tostadas con sal.


El petate forma parte de un conjunto de artículos que se elaboran con las fibras de la palma. Otros artículos elaborados con este material son: artesanías (conocidas en conjunto con el nombre artesanías de petate, juguetes, muñecos, máscaras, sombreros y cestas.


Elaboración
La elaboración de un petate conlleva un arduo trabajo. Se comienza por el corte de las hojas de palma o los juncos, luego estas hojas se tienden a secar bajo el sol, en un lugar plano. Enseguida se escogen las más idóneas para tejer. Algunas se colorean con tinturas vegetales con pigmentos obtenidos de animales como la cochinilla (rojo).

Actualmente, debido a la emigración y a la falta de trabajo, tan solo el 30% del total de personas que trabajaba esta artesanía, lo sigue haciendo.


El petate es un símbolo de la unión de la vida y la muerte, de ello que también fuera el lugar donde los pueblos prehispánicos ponían sus altares. Su sencillez resguarda fiestas, nacimien-tos y también es el nido de donde los cuerpos se juntan.


Hasta hace poco esta alfombra de cestería estaba presente en casi todos los hogares, espe-cialmente en los de la clase popular. Sin embargo, el petate sigue estando presente en la memoria de los mexicanos como un símbolo del destino, de ese en el que se nace, se muere y se lleva por el mundo.